España novena en el premio Bocuse d´Or con Jesús Almagro a la cabeza

Por sexta vez en veinte ediciones del prestigioso concurso, y por segundo año consecutivo, el país vecino se alzó en Lyon con el primer premio Bocuse d’Or, uno de los certámenes gastronómicos más prestigiosos a nivel internacional, que en 2007 cumplía su XX aniversario. El galo Fabrice Desvignes, chef de las cocinas del Senado en París, fue el máximo galardonado en una competición en la que 24 grandes cocineros tenían que elaborar en directo un plato de pescado y otro de carne elegidos por la organización. El madrileño Jesús Almagro, representante español, dejó muy buen sabor de boca en Lyon al quedar en un meritorio noveno puesto.

Más de mil ayudantes sirvieron de apoyo para este gran show gastronómico, donde los candidatos tuvieron que cocinar, durante cinco horas y media, pez balder y cangrejo rojo real noruegos (en el apartado de pescados) y cuatro tipos depollo de Bresse, una variedad procedente del noroeste francés (elección para las carnes). Asimismo, los chefs estuvieron acompañados por el calor del público, unos mil asistentes, que jalearon con intensidad a los representantes de cada uno de sus países.

Jesús Almagro ha recorrido un duro camino hasta llegar a Lyon. Tuvo que ser el mejor cocinero de Madrid y luego el mejor de España (en el X Campeonato de España de Cocineros que se celebró en el XX Salón Internacional del Club de Gourmets) para obtener su plaza en el certamen francés. Almagro recibió un duro entrenamiento por parte de maestros noruegos de la cocina y chefs de prestigio españoles (entre otros, Mario Sandoval, Alberto Chicote, Darío Barrio, Juan Pablo de Felipe y, cómo no, Pedro Larumbe – Jesús es jefe de cocina del prestigioso restaurante madrileño Larumbe-).

Un desafío en los fogones

Una de las maravillas de este concurso es disfrutar de las distintas visiones que ofrecen los chefs de cada país, personales y únicas, sobre los mismos productos alimenticios. Y ver cómo preparan todo, en trabajando a destajo codo con codo en doce cocinas alineadas. Jesús Almagro recurrió a la tradición y los ingredientes de la cocina española, con elementos tan ibéricos como el jamón, el azafrán, el aceite de oliva virgen o los pimientos del piquillo, para ofrecer al jurado su interpretación del pollo de Bresse y del pez balder y del cangrejo rojo real noruegos.

Para conmemorar el vigésimo aniversario del evento, todos los Bocuse de oro, plata y bronce, acudieron al evento, así como, Paul Bocuse, reconocido cocinero y presidente-fundador del concurso, y Heston Blumenthal, chef del prestigioso Fat Duck (Londres) y en 2007 también Presidente de Honor del Bocuse d’Or. El podio de este año quedó de la siguiente manera:

  • Fabrice Desvignes (Francia), oro
  • Rasmus Kofoed (Dinamarca), plata
  • Frank Giovanni (Suiza), bronce
Anuncios